Por

Prueba Mazda5 1.6 CRTD

Mazda5 1.6 CRTD

Como es costumbre, semanalmente os traemos una prueba del motor. En esta ocasión el vehículo probado ha sido el actual Mazda5 dotado del propulsor 1.6 CRTD que produce 115cv. Este motor es novedad. Ya que retira al viejo 1.6 CRTD 16v que erogaba 109cv. Los cambios entre ambas mecánicas son pocos pero suficientes como para notar una mejora sustancial en la respuesta del motor. El anterior 1.6 CRTD es el mismo que el usado en grupo PSA/Ford/MINI y alguna marca más. Es un motor fiable, prestacional dentro de sus límites, ahorrado y más bondades. Pero, pecaba de no tener prácticamente bajos. Obligándonos a tener que hacer mayor uso del embrague en salidas complicadas. Naturalmente si el vehículo iba cargado era aun peor. Y mejor no hablar cuando se hacia uso del A/C. Se resentía mucho la respuesta en bajas. Ahora bien, en cuanto el turbo empezaba a soplar se acabo el problema. Ahora, el nuevo 1.6 CRTD con 5cv más y sobretodo mas bajos es claramente superior a su antecesor. Es más cómodo en todo el espectro útil de revoluciones. El cambio mecánico es simple. Se ha pasado de un 16v a un 8v. Con esto se consigue una mejor respuesta a bajas vueltas sacrificando en altas vueltas. Que, sinceramente en diesel pocas altas vueltas alcanzaremos. Su sonido al ralentí es mas refinado, diferente. El motor estira con fuerza y es a partir de las 3600 revoluciones donde proporciona los 115cv. Pudiendo estirar hasta 4500 revoluciones. Como siempre decimos, mucho ruido y poca chicha al pasar de 4000 revoluciones. Mejor subir de marcha. Después de esta breve descripción del motor probado en el Mazda5 pasamos al puesto de conducción. El Mazda5 es un vehículo cien por cien familiares. Su diseño “afurgonetado” le confiere un mayor espacio, pero también lo afea exteriormente. Interiormente el espacio disponible tanto para el conductor y acompañante como para pasajeros es francamente bueno. El acceso a la plazas traseras es directo, mediante puertas correderas estilo furgón de carga. En este caso con excelentes terminaciones. Y lo mas interesante son con accionamiento eléctrico. Y también manual si así lo deseamos. El accionamiento puede ser desde el propio tirador de la puerta o desde unos mandos situados a la izquierda del volante. Donde desde el puesto del conductor podemos abrir y cerrar dichas puertas. El puesto del conductor se presenta alto, el asiento es regulable, pero un así notaremos una mayor altura que un compacto por ejemplo. El asiento a parte de ser regulable en múltiples posiciones sujeta correctamente el cuerpo. La banqueta dispone de un buen tamaño y su mullido es mas bien tirando a blando. Realmente es cómodo. Invita a viajar sin cansancio. El salpicadero es sobrio y muy plásticoso. No quiere decir que esto sea malo, ya que los plásticos son de buena calidad. El grueso de los botones útiles está alojado en la parte central del salpicadero donde podemos hacer uso del sistema multimedia de Mazda.

Visibilidad
El actual Mazda5 mide 4,590m de longitud. Un tamaño medio entre los monovolumenes. Sus grandes zonas acristaladas le proporciona una magnifica visibilidad al conductor. También su forma exterior ayuda en ello. En todo caso el conductor no tendrá problemas de visibilidad con este coche. Los reposacabezas traseros en su posición mas baja no molestan en una visión directa. Tampoco tendremos problemas con los pilares principales del vehículo. Nuestra unidad venia dotada de faros bi xenon. Que como siempre recomendamos. En concreto los faros del Mazda5 no destacan por su potencia lumínica. Cumplen sin más.

Impresiones de Conducción
El Mazda5 dispone de una mecánica diesel y dos de gasolina. La diesel es la aquí probada, el 1.6 CRTD de 115cv. En gasolina podemos optar al 1.8 de 115cv ó el 2.0 i-Stop de 150cv. En un país “dieselizado” como es España lo normal es que el mas vendido sea el 1.6 CRTD. Y seguramente así sea. Ya que sus 115cv son suficientes para una conducción desahogada. Es capaz de realizar el 0 a 100km en 13,7 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 180km/h. No son cifras para quitar el hipo. Podemos comprobar de primera mano que es un vehículo tranquilo, que para adelantar requiere mas tiempo que otro vehículo debido a su peso y potencia. Aun así podemos realizar adelantamientos sin problemas. El motor diesel es muy voluntarioso y empuja desde muy abajo con fuerza.

Frenada
El Mazda5 tiene un peso en vacío de 1415 kg. Teniendo en cuenta de que se trata de un vehículo de un tamaño medio su peso es mas bien contenido. Ya que más de un compacto actual se acerca peligrosamente a la cifra de peso en vacío del Mazda. El equipo montado se compone de discos en ambos ejes. En el delantero los discos son de 300mm ventilados. Detrás discos de 302mm macizos. El equipo de frenos se comporta correctamente en todo momento. Aun llevando el vehículo cargado cumplen con lo que se les exige. Para frenar con fuerza debemos ejercer más presión de la deseada en el pedal. Cuenta con ABS de última generación de serie.

Tracción
Dado que los motores turbo diesel cuenta con un mayor PAR que los gasolinas atmosféricos o turbo, las capacidades de tracción en arrancadas fuertes, sobre pavimentos en mal estado, desgastados o simplemente lloviendo son menores. Contamos con la ayuda del control de tracción, que nos ayudara a no perder tracción en una arrancada fuerte en una pendiente resbaladiza o a la hora de tener que incorporarnos con fuerza en una rotonda. En motores de gasolina este fenómeno se da en menor medida, a no ser que revolucionemos de más el motor. La ruedas montadas en la unidad probada son de marca Dunlop, no dificultaron la prueba, pero si con un mejor agarre el Mazda 5 habría obtenido mejores datos.

Estabilidad
El Mazda5 1.6 CRTD en su acabado mas alto (Luxury) sin llegar a ser deportivo presenta una elogiable estabilidad, suspensión dura que no seca en compresión o al estirarse, es decir, que a la hora de pasar un bache, badén o resalto no nos dejaremos los riñones en el intento, algo de agradecer. Ademas de ser cómoda cumple con nota en zonas reviradas donde podemos permitirnos algún que otro lujo. El motor acompaña en las travesías reviradas, su empuje es contundente y nos catapulta a la siguiente curva con potencia, lastima de disponer de un corto margen de revoluciones disponibles, pero al fin y al cabo es un diesel. El ESP no es desconectable, queda latente por lo que pueda pasar. A la hora de hacer aparición nos avisa mediante ruido acústico y con el símbolo en cuadro de instrumentos. Su acción es rápida y brusca. Eso si, coloca el vehículo en su trayectoria optima sin que nos de tiempo a pestañear.

Reposacabezas
El Mazda5 tiene cinco reposacabezas, de los cuales, los delanteros son regulables en altura e inclinación. Los traseros al igual que los delanteros, son regulables en altura. Ninguno es activo.

Cinturones
El Mazda5 monta cinco cinturones del tipo estándar, de tres puntos de anclaje. Los delanteros cuentan con pretensores pirotécnicos. Dispone de avisador acústico de cinturón no abrochado en cuanto emprendemos la marcha, solo funciona con los cinturones delanteros.

Bebes y Niños
El Mazda5 esta equipado con el sistema ISOFIX de anclaje de sillitas de bebes en los asientos traseros. El maletero (426l) del Mazda5 es de buen tamaño y su boca de carga amplia, no tendremos problemas en este aspecto. El acceso a las plazas traseras es correcto, ya que es un vehículo de 5 puertas.

Airbags
El Mazda5 trae de serie en este acabado ocho Airbag, que son: De conductor, acompañante (desconectable mediante llave), laterales, de cortina, etc…

Euroncap
En las pruebas EuroNCAP el Mazda5 obtiene: No se dispone de datos.

Recuperaciones
El alto peso del conjunto se deja notar en las prestaciones del Mazda5, su aceleración en el 0 a 100km que no siendo mala se sitúa en 13,7 segundos. La velocidad máxima según ficha técnica es de 180 Km. /h. El motor 1.6 CRTD en su versión de 115cv da la máxima potencia a tan solo 3.600 revoluciones, sobrepasar este régimen es perder el tiempo, ya que solo llega con cierta potencia a las 4.000 a partir de hay solo obtenemos ruido y una merma significativa de las prestaciones.

Caja de Cambios
La caja de cambios escogida para el Mazda5 1.6 CRTD es de seis relaciones. El tacto de la caja es bueno, las marchas entran algo duras, pero en cuanto la caja adquiere su temperatura de trabajo cambia a mejor. El escalonado de las marchas es magnifico, no da lugar a errores. La sexta marcha se queda larga para un uso fuera de autovia.

Circulando por Carretera
En carretera el Mazda5 1.6 CRTD nos muestra su cara mas deportiva dentro de sus limitaciones, los diesel también pueden trasmitir sensaciones deportivas aun que el sonido del motor no acompañe demasiado. El excelente bastidor y un tarado de suspensión bien trabajado nos aseguran horas y horas de disfrute por carreteras ratoneras y reviradas. Y si a esto le asociamos unos buenos neumáticos tendremos un vehículo divertido y poco derrochador de combustible. El consumo en este tipo de vía es relativamente bajo, si hacemos una conducción relajada podemos gastar poco mas de 5 litros sin proponérnoslo mucho. El homologado nos dice que el Mazda5 en este tipo de vías consume 4,6 litros a los 100km. No es para nada descabellado.

Circulando por Autopista
En autopista/autovia buscamos el confort de marcha, y el Mazda5 es capaz de dárnoslo. La suspensión se muestra agradable, capaz de absorber imperfecciones de la vía sin resultar estas molestas. El motor rueda en un régimen bajo de vueltas en 6 marcha a 120 Km. /h, es casi inaudible desde el interior. Si requerimos potencia inmediata lo mejor es bajar a quinta marcha o incluso a cuarta dada la situación. Solicitar potencia en sexta marcha es prácticamente perder el tiempo, sometemos al motor a una carga innecesaria yendo muy bajo de vueltas. El Mazda cuenta con otro punto a su favor, el bajo consumo de carburante. Con tan solo 60 litros de depósito rondamos los más de 1000 Km de autonomía. El consumo homologado para este tipo de vías es de 5,2 litros. Nuestro consumo no fue tan optimista, no anduvo tampoco lejos. 6 litros a los 100km.

Circulando por Ciudad
En ciudad buscamos un vehículo que nos proporcione buen reprise a bajas vueltas, con consumos contenidos y que ademas sea facil de conducir y aparcar. El Mazda5 reúne todas estas cualidades. Tiene un alto par a bajas vueltas, desde 1.750 revoluciones ya disponemos de fuerza. Los consumos por ciudad son muy parcos, teniendo medias de tan solo 7 litros. El consumo homologado es de 6,4 litros a los 100km. Aparcar con el Mazda5 resulta verdaderamente facil, aun que su tamaño no acompañe, 4590m de longitud.

Calidad de Acabados
Los acabados utilizados en el Mazda5 son de buena calidad, a simple vista se puede observar que los plásticos encajan bien entre si, y que no hay ruidos extraños.

Calidad de Materiales
Materiales de buena calidad, plásticos aparentes y de buen tacto. Al igual que las telas utilizadas.

Conclusiones
En resumen, el Mazda5 con motor 1.6 CRTD de 115cv es ideal para un uso familiar donde no se requiere una alta potencia. Su entorno ideal es la ciudad y en parte todo tipo de vía asfaltada. Podemos realizar viajes largos con mucha soltura. Y lo mejor, con un consumo de risa. El 1.6 CRTD permite una alta autonomía con un deposito de 60litros. Si mimamos el pedal del acelerador nos llevaremos una grata sorpresa. A falta de probar las versiones gasolina, sin duda nos quedamos con su variante en diesel.

A favor: Motor, consumos, estabilidad
A mejorar: consola central algo liosa, respuesta del motor en altas vueltas.

Redactor y probador: Daniel Galdeano Martínez
Fotos: Daniel Galdeano Martínez
Vídeo: http://www.youtube.com/watch?v=QSuVHn_5ox8


    

Comenta o Pregúntanos