Por

Prueba Peugeot 308 2.0 HDI 163cv

Peugeot 308 2.0 HDI 163cv

Al poco de aparecer como novedad el Peugeot 308 tuvimos la suerte de hacernos con una unidad durante una semana. Se trataba de un 308 dotado del 1.6 THP PSA/BMW con 155cv de potencia. Este motor era capaz de mover con mucha soltura al Peugeot. Y lo mejor de todo con unos consumos muy ajustados. Con el disfrutamos de un alto grado de confort y calidad de conducción. Ya que se trataba de un vehículo muy fácil de conducir con excelente respuesta en bajas vueltas. Ahora, de nuevo probamos el Peugeot 308. En esta ocasión ha sufrido un lavado de cara. Que a nuestro juicio le queda de cine. Una imagen más agresiva. Hablamos claramente de acabado más alto sin llegar a ser la versión GTI. El Allure. Con este acabado el 308 tiene una imagen externa muy renovada y fresca. Entra por los ojos. Antes del lavado de cara el Peugeot 308 pasaba desapercibido. Hay muchos y ya no desentona. Eso ya es historia, este nuevo 308 llama la atención por donde va. Sobre todo sus luces diurnas dotadas de leds, que se dejan ver desde muy lejos. La motorización escogida fue la 2.0 HDI de 163cv asociada a un cambio automático de 6 relaciones por convertidor de PAR. Hablaremos de las virtudes y defectos de este cambio en su apartado. Centrándonos en los cambios realizados al 308 observamos que prácticamente todos ellos se concentran en la parte externa del vehículo. Nuevos diseños de llantas, ópticas delanteras y traseras renovadas y un largo etc… En el interior el salpicadero salvo algún extra es igual al del 308 antes del Facelift. El puesto de conducción sigue siendo excelente, con un asiento que invita a pasar horas y horas sentado. Y que recoge a la perfección el cuerpo.

Visibilidad
En cuanto a visibilidad el Peugeot 308 no presenta problemas a tener en cuenta. Dada su línea exterior. Podemos observar que la visión desde dentro para atrás es correcta si tenemos los reposacabezas en su posición más baja. El retrovisor interior antideslumbrante, nos da una visión clara de la parte trasera de nuestro vehículo. Al igual que los retrovisores exteriores, equipado el derecho con un espejo especial que elimina lo máximo posible los ángulos muertos. Nuestra unidad montaba faros de xenón, excelente luz tanto en distancia como en anchura. La cantidad lumínica en comparación con los faros convencionales en notable desde el primer instante.

Impresiones de Conducción
El Peugeot 308 es un vehículo valido para todo. O casi todo. Su uso diario resulta cómodo, su motor diesel ayuda mucho a que la conducción sea más gratificante. Es un propulsor muy sencillo de manejar, no requiere subirlo mucho de vueltas para tener potencia. Es silencioso, y sobretodo ahorrador de combustible. El vehículo probado tiene el acabado Allure, más confortable. La suspensión puede resultar un poco blanda si hacemos conducción deportiva con él. Que en un uso normal es suficientemente firme, en los resaltos incluso puede parecer hasta dura. En carretera abierta el motor empuja desde muy bajo régimen con fuerza el PAR de 340Nm se deja notar. La potencia máxima la da a 3750 revoluciones, podemos estirar el motor hasta las 4500 rpm sin apenas perder potencia.

Frenada
Este Peugeot 308 2.0 HDI cuenta con un buen equipo de frenos. Tienen un buen mordiente y son infatigables en frenadas prolongadas. Los discos delanteros son ventilados (disco ventilado (283 Mm.), los traseros son macizos (disco (249 Mm.). El Peugeot 308 tiene ABS de última generación y ayuda a la frenada de emergencia. El tacto del pedal es bueno y muy dosificable en frenadas. Cuenta con poco recorrido y desde el primer tramo del mismo ya está haciendo su servicio.

Tracción
Haciendo nuestro recorrido habitual con el ESP/TCS desconectado, tanto en terreno seco como en terreno húmedo, las pérdidas de tracción eran demasiado leves como para tener en cuenta. Sólo mencionar las pérdidas de tracción en curvas lentas y con el pavimento en un estado cuestionable. Con el ESP/TCS conectado, las pérdidas de tracción son nulas, el TCS se encarga de mitigar o directamente anular las pocas perdidas de tracción del Peugeot 308. Debemos tener presente los neumáticos que el vehículo monta, estos son los que están en contacto con el suelo. Si están en mal estado o son de marca de dudosa calidad por mucho ESP o control de tracción llevemos conectado el vehículo perderá la trayectoria. En el caso del Peugeot 308 aquí probado los neumáticos estaban nuevos y se trataban de unos Continental ContiSportContact2 que ya siendo antiguos no por uso si no por ser un modelo ya superado. Son de corte deportivo y permiten que el Peugeot se agarre muy bien al asfalto.

Estabilidad
El Peugeot 308 probado tiene el acabado Allure, más destinado al confort de los pasajeros. Por lo tanto las suspensiones son más conservadoras que enérgicas. Esto en conducción decidida se deja notar. Se aprecia un mayor balanceo del vehículo. La estabilidad en si es muy buena, es un vehículo estable y sin perdidas de tracción, malos vicios, como podría ser “culo inquieto”. No tiende a sobrevirar ni subvirar. Todo esto claro está, en una conducción completamente normal. Si vamos a fondo con el 308 notaremos que tiende a perder morro en cuervas muy cerradas, el peso del motor diesel lo vuelve muy morrón. El ESP es bastante intrusivo, a poco que el Peugeot se salga de trazada entrara en acción.

Reposacabezas
El Peugeot 308 Allure 2.0 HDI dispone de cinco plazas con sus cinco reposacabezas. Los delanteros son regulables en altura y profundidad. Los traseros son solo regulables en altura. Ninguno es activo.

Cinturones
Al tratarse de un cinco plazas trae cinco cinturones del tipo estándar. Los delanteros son de tres puntos de anclaje, con pretensores pirotécnicos. Los traseros son también de tres puntos de anclaje. No tienen pretensores pirotécnicos. Dispone de avisador acústico de cinturón no abrochado al emprender la marcha.

Bebes y Niños
El Peugeot 308 cuenta con un sistema de anclaje de sillitas de bebes, ISOFIX, solo en los asientos traseros. El acceso a los mismos es muy cómodo, tratándose de un vehículo de cinco puertas. Por lo tanto introducir la sillita no supone ningún problema. Cuenta con un maletero que puede albergar hasta 348 litros sin abatir asientos. Con ellos abatidos crece hasta los 1200.

Airbags
En seguridad activa el Peugeot 308 Allure lleva la cantidad máxima de Airbag que oferta Peugeot para este modelo, son 8. Que son de: Conductor, acompañante (desconectable mediante llave), laterales, de cortina.

Euroncap
En las pruebas EuroNCAP el Peugeot 308 obtiene: 5 estrellas para la protección de ocupantes y 4 estrellas para la protección infantil un total de 35 puntos sobre 39.

Recuperaciones
El Peugeot 308 2.0 HDI es un vehículo rápido en recuperaciones. El 0 a 100 del vehículo está en unos 9,6 segundos. Al margen de los datos el Peugeot se muestra como un vehículo rápido. Que gana con facilidad velocidad estando el menor tiempo posible realizando un adelantamiento o una incorporación. El motor empuja con contundencia desde las 2000 revoluciones estirando con potencia hasta pasadas las 4000 revoluciones. El cambio automático asociado a esta versión nos ayuda en la tarea de adelantar, si usamos su modo SPORT los cambios se suceden con mayor brevedad y siempre esta engranada la marcho idónea.

Caja de Cambios
Si optamos por el motor 2.0 HDI de 163cv que el Peugeot 308 monta debemos saber que este motor viene asociado a una caja de cambios automática. Dicha caja de cambios es de convertidor de PAR y cuenta con 6 relaciones disponibles. La caja de cambios es rápida entre cambio y cambio de marcha, no llega a ser como una de doble embrague pero para nada es lenta. Nos permite un mayor confort si el uso del vehículo va a ser ciudad. Fuera de ella el cambio también gozaremos de las maravillas de un cambio automático. Nos olvidarnos para siempre del embrague. Los atascos retenciones se nos harán más llevaderos. Todo ventajas. Cuál es la desventaja, además de ser más caro que un cambio manual convencional. En el caso de este cambio su merma en las prestaciones de vehículo, restándole unas décimas en el 0 a 100 km/h y en recuperaciones. Si queremos optar por el motor 2.0 HDI con cambio manual este tendrá 150cv.

Circulando por Carretera
En este apartado el Peugeot 308 nos demuestra de lo que es capaz, en carretera es una delicia de conducir, el propulsor tiene siempre empuje desde muy bajas vueltas, el sonido es muy bajo, está muy bien insonorizado. El consumo es muy contenido. En definitiva un alto confort de marcha. El consumo homologado para este tipo de vía es de 5,2 litros a los 100 km recorridos. Puede parecernos algo alto para tratarse de una mecánica diesel. Tiene su explicación, el cambio automático aumenta ligeramente los consumos del Peugeot. Sin este cambio automático son más bajos. Nuestro consumo supero en todo momento los 6 litros a los 100km recorridos.

Circulando por Autopista
En autopista al igual que en carretera el Peugeot 308 2.0 HDI se siente como en casa, más aun si cabe en autopista, ya que las carreteras están en mejor estado. La suspensión es muy cómoda para viajes largos, absorbe perfectamente las irregularidades del trazado, como los baches fuertes que podamos encontrar. El consumo es moderado en este tipo de vías, el homologado por la marca es de 6,3 litros a los 100km. El consumo obtenido a los largo de la prueba por este tipo de vías fue superior en todo momento al homologado, situándose en 6,5 litros a los 100km recorridos.

Circulando por Ciudad
En ciudad el Peugeot 308 2.0 HDI gana puntos gracias a su mecánica diesel y el cambio automático. El consumo inevitablemente sube, pero nada exagerado, el motor sigue siendo la pieza clave del conjunto. Resaltar el cambio automático, ideal para un uso severo en ciudad, olvidándonos para siempre de la pesadez del embrague. Al igual que en carretera y autopista, los consumos en ciudad son de 8,3 litros a los 100km. Nuestra media se situó en los 9 litros justos. Mucha ciudad y atascos por lluvias.

Calidad de Acabados
Acabados excelentes, el tacto de los materiales es bueno. No abundan los plásticos duros, ni siquiera en las partes bajas de las puertas.

Calidad de Materiales
Los materiales empleados en el Peugeot 308 son de una buena calidad. No presentan crujidos ni ninguna anomalía. Hay que decir que la unidad probada contaba con menos de 10.000 Km. no tenía ningún “grillo” o ruido estructural.

Conclusiones
En resumen, el Peugeot 308 ha recibido un lavado de cara que le hacía mucha falta. Tenía una imagen ya olvidada y que pasaba desapercibida por posibles compradores. Ahora con esta nueva imagen renovada, más agresiva, más deportiva es un vehículo que llama la atención. Su buen abanico de motorizaciones lo convierten en un vehículo para todos los gustos. Sin olvidarnos de su versión de bajo consumo y emisiones e-HDI. Que en breve probaremos para todos vosotros.

Redactor y probador: Daniel Galdeano Martínez
Fotos: Pablo Martínez Nez y Daniel Galdeano Mart걭nez
Vídeo: http://www.youtube.com/watch?v=wbWVsxBagT4


     

Comenta o Pregúntanos