Por

Prueba Seat León FR 2.0 TDI 170cv DSG

Seat León FR 2.0 TDI 170cv DSG

Esta semana probamos el Seat León en acabado FR con motor 2.0 TDI de 170cv CR y cambio automático DSG. Actualmente la gama FR ha recibido las mecánicas 1.4 TSI de 125cv, 1.8 TSI de 160 y en diesel el 2.0 TDI de 140cv. Es ya los últimos coletazos del Seat León II. En breve tendremos el Seat León III. Después de andar una semana con el FR 2.0 TDi sentimos lo bien que va este coche y lo actual que es aun su imagen exterior. Tratándose de un vehículo que lleva vendiéndose desde el 2005 y que las modificaciones que ha sufrido no han variado mucho su aspecto principal. El Seat León salvando las distancias recuerda a un Volkswagen Golf en conducción. Buen aplomo, fácil de llevar en todo momento. Ya sea en una zona revirada o en un atasco infernal en ciudad. Nuestra unidad contaba con algunos extras que le daban un aspecto más “racing” llantas de 18″, techo eléctrico, lunas tintadas, etc… Interiormente, lo primero que vimos es que el logo FR sólo figuraba en la parte baja del volante. Anteriormente en los Seat León FR el logo lo podíamos ver en los asientos, cuadro de instrumentos y palanca de cambios si se trataba de una versión manual. El comportamiento del ya conocido 2.0 TDI en su variante más potente de 170cv no deja indiferente a su conductor. Baja rumorosidad al ralentí y en marcha, respuesta rápida y efectiva si pisamos con decisión el acelerador. Y consumo ajustados para su potencia. El puesto de conductor es, sin duda, de los mejor del coche. Cuenta con un asiento deportivo que sujeta correctamente el cuerpo con múltiples reglajes. El volante, de un grosor y radio correcto cuenta con regulación en altura y profundidad. El salpicadero del Seat León siempre ha sido demasiado sobrio y de una calidad de plásticos muy justa. En el último restyling su apariencia mejor mucho. Nuestra unidad montaba faros de led detrás. Una de las últimas novedades de este Seat León, en las fotos podréis ver su aspecto.

Visibilidad
El Seat León FR solo se comercializa en versión cinco puertas, al igual que su antecesor no se dispone de versión 3 puertas. Esto no influye directamente en la visibilidad del vehículo, pero es sabido que los automóviles de tres puertas siempre incorporan lunas traseras de mayor tamaño. En este caso el León FR no está falto en este sentido. Las lunas traseras laterales son generosas. No tanto así la trasera, que disminuida por el tamaño de los reposa cabezas nos dificulta considerablemente la visión. Por otra parte, la visibilidad delantera es correcta, los pilares A de un grosor considerable y que intercalan una pequeña luna en el mismo no contemplan dificultad para el conductor, ni una resta potencial de visibilidad. Solo en ocasiones de curvas cerradas a izquierdas o en una simple rotonda notaremos esa pequeña falta de visión por el grosor del Pilar A. Nuestra unidad de pruebas equipaba proyectores dotados de lámparas con gas xenón. Es casi impensable hoy día omitir este extra si hacemos conducción nocturna. El alumbrado es amplio y con gran potencia en la cercanía del automóvil. La seguridad y el confort que presentan es suficiente como plantearse el pequeño desembolso que cuestan de más frente a los halógenos de toda la vida. Además de su capacidad lumínica, estos faros son auto adaptivos, es decir, que en cada curva giran según el movimiento del volante, iluminado siempre la calzada, ya sea en recta o en curva. Otro plus de seguridad.

Impresiones de Conducción
El comportamiento del Seat León FR está a la par de sus competidores más modernos. Incorpora el diferencial electrónico XDS a parte de las típicas ayudas electrónicas como el ESP o control de tracción, ABS. En un uso tranquilo el León FR 2.0 TDI de 170cv no ha demostrado que es un vehículo de uso diario. Que en conjunto con el cambio DSG lo vuelven cómodo y muy usable. Concretamente en nuestra unidad el DSG subía marcha a muy pocas vueltas buscando el ahorro de combustible pero resintiendo las prestaciones. El motor iba más tiempo por debajo de las 2000 revoluciones, prácticamente ahogado. Ahora bien, si necesitamos potencia con pisar con fuerza el acelerador bajara las marchas que necesitemos y los 170cv saldrán a relucir sin miramientos. Nuestra unidad montaba llantas de 18″ con neumáticos Bridegstone R50a en 225/40/18. Neumáticos de altas prestaciones que nos permitieron ver de que era capaz el bastidor del Seat León, que por otra parte es ya un viejo conocido para nosotros. En todo momento el comportamiento fue el esperado, neutro y fácil de conducir al límite. Sin sustos. Resaltar perdidas de tracción en arrancadas fuertes, el alto par del 2.0 TDI es lo que tiene, que aun teniendo un control de tracción hace de las suyas.

Frenada
El equipo de frenos es idéntico al montado en el Volkswagen Golf GTI, GTD se compone de cuatro discos, ventilados delante de 312mm con pinza mono pistón, y traseros de 286mm. El sistema de frenos es capaz de aguantar un trato exigente sin perder eficacia en ningún momento, y es natural, los discos de gran tamaño evitan en parte el fenómeno del fadding soportando mejor la temperatura, solo se echo en falta unas pinzas de doble pistón con más mordiente. Contábamos con ABS de última generación poco intrusivo y muy eficaz. Y ayuda a la frenada de emergencia.

Tracción
Como todo compacto de marca “generalista” la tracción es delantera. Es decir, el eje delantero es el encargado de soportar la potencia que el motor le envía, más concretamente los neumáticos. Que en nuestra unidad eran francamente buenos y estaban a la altura de las prestaciones del León FR. Dispone de control de tracción y de estabilidad de serie. Ambos desconectables en cualquier momento o circunstancia. El ESP aun estando desconectado del todo, queda latente por si surgiera algún imprevisto poder actuar y que el susto quede en eso, solo un susto. Antiguamente se decía que en un tracción delantera más de 150cv era una pérdida de tiempo, porque toda esa potencia se iba a perder por el camino en una mala adherencia o poca optimización del vehículo en este aspecto. Es completamente ilógico pensar esto en los tiempos en los que estamos, el León FR no acusa este problema en marcha, ya podemos darle un “zapatazo” al acelerador en segunda marcha que el control de tracción hará su trabajo y saldremos echando pastilla.

Estabilidad
El acabado FR no solo es un bonito nombre. También es un apellido, que denota que el León ha sufrido mejoras para una conducción más radical y deportiva. Una suspensión más enérgica, con muelles más cortos y rebajada. Estabilizadoras más gruesas, motor potente y optimizado, llantas de gran tamaño con perfiles muy bajos. Y más elementos que hacen del León FR un coche rápido y potente. Sus 170 CV con 350nm así lo atestiguan. La estabilidad del León es excelente en zonas reviradas, carreteras secundarias o puerto de montaña, se sujeta a la perfección y no tiende a hacer balanceos de la carrocería en las curvas. Si entramos “a por uvas” en alguna curva podremos sufrir un pequeño sobreviraje que si soltamos el acelerador levemente se corrige el sólo. Por lo general, es un coche muy neutro y no presenta problemas en conducción rápida, es más, se podría decir que es fácil de conducir y que no requiere muchas manos para exprimir sus mejores cualidades.

Reposacabezas
El Seat León ya sea con el acabado FR o con el acabado más básico homologa cinco plazas. Dispone de cinco reposa cabezas, los delanteros son regulables en altura e inclinación. Los traseros solo son regulables en altura. Algún día las marcas prestaran más atención a esta medida de seguridad y además de hacerlos inclinables detrás, los harán activos. Esperemos que sea pronto, porque algunas marcas no de las “caras” como Renault ya los montan en algunos modelos.

Cinturones
Como sucede en el caso de los reposa cabezas, el León FR trae cinco cinturones estándar de 3 puntos de anclaje. Si ya con este tipo de cinturones de 3 puntos de anclaje mucha gente no se lo pone, no queremos pensar que pasaría si tuviéramos que utilizar un cinturón tipo arnés como en las carreras. Que todo sea dicho, pero este tipo de cinturón es infinitamente más seguro en caso de accidente, pero resulta incómoda su colocación en día a día. Desde aquí pedimos que la gente se ponga el cinturón, es un seguro de vida, y bien ceñido al cuerpo.

Bebes y Niños
En este aspecto el León FR es completamente valido para un uso familiar, sus cinco puertas, buen maletero le hacen ideal para el cometido. Solo tiene algunos contras, una suspensión dura que puede resultar incómoda para los niños. Y unas plazas traseras algo justas de espacio. Pero por lo general es viable para este uso. Dispone de anclajes ISOFIX en los asientos traseros. El maletero cuenta con 341 Litros de capacidad.

Airbags
En cuanto a seguridad el León cuenta con un buen surtido de Airbag, de serie trae 8. Y no dispone de mas, ni como opción.

Euroncap
En las pruebas EuroNCAP el Seat León obtiene: 4 estrellas para la protección de ocupantes y 4 estrellas para la protección infantil un total de 32 puntos sobre 39.

Recuperaciones
El Seat León FR 2.0 TDI de 170cv tiene un peso de 1331 Kg en vacío que le permite realizar el 0 a 100 km/h en 8,2 segundos con una velocidad máxima de 214 km/h. Realiza el 0 a 1000m en 29,3 segundos. Son buenas cifras para el peso del León FR con el 2.0 TDI. Con estas cifras podemos aventurarnos a realizar adelantamientos en vías secundarias sin temor a quedarnos colgados, es un vehículo potente y rápido. Recupera fácilmente velocidad y gracias al cambio DSG a la hora de emprender el adelantamiento siempre iremos en la marcha adecuada.

Caja de Cambios
El cambio escogido para la prueba es el automático DSG de seis velocidades. El cambio automático DSG se compone de varios modos de uso, modo “D” el más utilizado y normal, cambia bajo de vueltas buscando el máximo ahorro de combustible, si necesitamos potencia con pisar el acelerador el DSG se encarga de bajar las marchas necesarias para dotar de potencia al propulsor en ese momento. El modo “S” es el más deportivo, estira las marchas hasta cerca del corte de inyección sacando la máxima potencia del motor. Y por último tenemos el secuencial, que podemos utilizarlo desde la propia palanca o desde las levas que hay detrás del volante. El modo secuencias es un modo manual en el que podemos cambiar de marcha cuando queramos dentro de unas limitaciones. Con la caja de cambios DSG el León es además de fácil de conducir extremadamente cómodo.

Circulando por Carretera
En carretera es sin duda donde más vamos a disfrutar del FR, podemos sacarle partido a sus 170cv en cada adelantamiento. En carretera el León FR nos demostró en todo momento lo relajado que podemos ir con él y que hacer muchos kilómetros no pasan factura. Las suspensiones cómodas y enérgicas proporcionan un buen equilibrio entre estabilidad y confort. Otro punto a favor es el excelente aislamiento acústico, el motor diesel apenas se oía dentro del habitáculo si se filtraban algunas vibraciones a la palanca de cambios, nada que moleste. El comportamiento del León fue en todo momento ejemplar y además gozamos de unos bajos consumo en este tipo de vías. El homologado es de 5 litros a los 100km. Nos pareció en un principio demasiado conservador, pero yendo a velocidades legales y mimando un poco el acelerador podemos llegar a acercarnos.

Circulando por Autopista
En autopista/autovía el comportamiento es tan parecido al de carreteras nacionales que parece que no hemos salido de ellas. Aun yendo a velocidades más altas el silencio dentro del habitáculo sigue siendo uno de los puntos fuertes, la calidad de rodadura es alta. Los consumos en este tipo de vía son parcos, el homologado es de 6 litros a los 100km, nuestro consumo estuvo cerca a lo largo de toda la prueba 6,5 litros a los 100km.

Circulando por Ciudad
En la urbe, el León FR pasa bastante desapercibido, su imagen es más conservadora que la del anterior. Si se mira con detenimiento y sobre todo por el escapé de doble salida sabemos que estamos ante un León diferente, pero en marcha se puede confundir con un simple 1.4 TSI de 125cv. Lo más notable en ciudad al igual que en autopista/autovía es el tarado de la suspensión, es dura, y si el asfalto esta estropeado o nuestro barrio plagado de resaltos, badenes nuestros riñones sufrirán con solo ver un badén. En este caso Seat ha optado por una menor comodidad dando mayor estabilidad donde tiene que ser, porque para eso es un FR. El consumo en ciudad es gratamente satisfactorio con las prestaciones del FR, no obstante no nos hagamos muchas ilusiones, a la hora de demandar potencia las medias serán correctas como en todo diesel de similar potencia. El consumo homologado es de 7,8 litros. Nuestro consumo estuvo más cerca de los 8/9 litros que de los 10. Eso sí, con mucha ciudad.

Calidad de Acabados
En cuanto a acabados es notable la mejoría que Seat ha ido teniendo en estos últimos años, los acabados están a la altura de sus hermanos los Volkswagen. Solo le falta mejor encaje entre piezas.

Calidad de Materiales
Los materiales empleados en el Seat León FR son correctos, tanto los plásticos de tactos gomosos, como las pieles, telas.

Conclusiones
En resumen, el Seat León está llegando al final de su vida comercial. Este año 2012 debería salir su sucesor. Aun así, el actual Seat León es un vehículo muy válido. Y que no tiene nada que envidiarle a vehículos de reciente aparición. Es seguro y cuenta con un amplio abanico de motorizaciones disponibles. Un vehículo ya probado que no da problemas. Si buscas un coche con buen rendimiento y que sea fiable, el Seat León es tu coche.

A favor: Motor, bastidor, estabilidad.
A mejorar: rumorosidad neumáticos, boca de acceso al maletero alta, sonido motor al ralentí.

Redactor y probador: Daniel Galdeano Martínez
Fotos: Daniel Galdeano Martínez
Vídeo: http://www.youtube.com/watch?v=kUud46zh3zA


           

Comenta o Pregúntanos