Por

Prueba Volkswagen Tiguan 2.0 TDI R-Line DSG Bluemotion

Volkswagen Tiguan 2.0 TDI R-Line DSG Bluemotion

Dada la reciente aparición de los acabados R-Line en Volkswagen, no podíamos perder la oportunidad de probar alguno de sus modelos. Hace ya unos años probamos el Volkswagen Passat en su versión R-Line, dotado, por aquella época del nuevo motor 1.8 TSI que erogaba una potencia de 160cv. Dicho acabado le otorgaba un carácter más racing al Passat. Ahora Volkswagen ha vuelto a poner en la palestra dicho acabado. Podéis ver aquí la prueba realizada al Volkswagen Polo con acabado R-Line. En esta ocasión probamos el SUV de la marca alemana. El Volkswagen Tiguan con acabado R-Line se muestra imponente. robusto y capaz. Dispone de una imagen más deportiva sin perder sus buenas aptitudes offroad. Nuestra unidad venia dotada del propulsor más potente en versión diésel. Un motor de reciente aparición. Hablamos del nuevo 2.0 TDI de 177cv. Que vienen a sustituir al 2.0 TDI de 170cv. Este 2.0 TDI se muestra más refinado, menos ruidos, sube muy bien de vueltas y entrega la potencia desde pocas revoluciones. Los 177cv en el Tiguan y gracias a la tracción 4Motion permiten que el Tiguan realice el 0 a 100 km/h en tan sólo 8,5 segundos. Interiormente el Tiguan también dispone de modificaciones por parte del acabado R-Line, asientos deportivos forrados en piel y que en el reposacabezas podemos ver la “R” de R-Line. Volante idéntico al usado en versiones GTI y R. Con buen grosor y muy cómodo de usar. En conjunto con el motor 2.0 TDI de 177cv la unidad probada disponía de DSG de 7 velocidades y unas cuantas modificaciones por parte de la tecnología Bluemotion. Que nos permite ahorrar combustible y contaminar menos. Una de las mejoras de la tecnología Bluemotion que nos llamó especialmente la atención es que, en modo D del cambio DSG al soltar el acelerador este no retiene, sino que, se pone en modo “Inercia”. En la pantalla del FIS (ordenador de a bordo del cuadro de instrumentos) figura la palabra Inercia. Dejando al vehículo avanzar sin marcha aprovechando la inercia del mismo. Los primeros kilómetros resulto más incómodo que beneficioso. El Tiguan ganaba mucha velocidad de este modo e iba un poco suelto. Pero con dar un leve toque al freno o accionar una de las levas del volante se pondrá en modo retención. En el modo Sport del cambio no se puede usar el sistema inercia, ni tampoco haciendo uso del modo secuencial.

Visibilidad
El Tiguan ya sea en la versión que sea no presenta problemas de visibilidad. A la hora de conducirlo nos beneficiamos de una mayor altura que con un compacto, teniendo una mejor visual de vehículos que están más lejos. La visión fronto-lateral es correcta, no teniendo problemas con el pilar A o el pilar B. La visión trasera también goza de ser correcta, y más aún si disponemos de la cámara trasera de vídeo. Los reposacabezas en este caso no son un impedimento para ver bien a través de retrovisor interior. Nuestra unidad venia equipada con faros bi xenon autoadaptivos que giran en sincronía con el giro del volante, iluminando siempre la calzada en todo momento. Y luces diurnas mediante diodos luminosos.

Impresiones de Conducción
Siendo este el quinto Tiguan que pasa por la redacción de PacoCostas.com también es el Tiguan mejor adaptado para un uso en asfalto. Y no es precisamente por su mayor potencia. Ya que la versión 4×2 que probamos hace un tiempo con el 2.0 TDI de 140cv nos dejó gratamente sorprendido de lo capaz que era. El Tiguan 2.0 TDI de 140cv con tracción 4Motion que probamos también hace un tiempo pecaba de tener unas llantas/neumáticos demasiado orientados a un uso exclusivo en asfalto. En pistas de tierra se comportaba correctamente, pero, en el momento que pasábamos por alguna zona que entrañaba alguna complicación desestimábamos continuar por miedo a dañar un neumático. Con la unidad probada en esta prueba, los neumáticos fueron un punto clave, los Bridgestone Dueler H/P con medida 235/50/18″ no son los más aptos para un uso offroad, más que nada por su bajo perfil. Que puede ocasionar que en zonas con mucha piedra suelta estas se pellizquen y se pinche. Sin duda para uso fuera de asfalto es mejor un uso de neumáticos específicos para dicho fin.

Frenada
Con un peso contenido de aprox 1.828 Kg. el Tiguan equipa un sistema de frenos muy acorde a sus prestaciones y uso. Delante monta discos ventilados de 312mm, detrás monta discos macizos de 282mm. Todo esto asociado a unas llantas de 18″ con neumáticos Bridgestone 235/50/18″. (Las llantas 18″ son opción en el Tiguan, de serie con acabado R-Line”) El sistema de frenado después de pasar la prueba exigente de frenadas repetidas a diferentes velocidades no mostró síntomas de fatiga en ningún momento. También el uso del sistema de frenado en campo en zonas con agua y grandes charcos fue perfecto, ninguna merma de capacidad de frenada.

Tracción
El Volkswagen Tiguan se vende con dos sistemas de tracción diferente. Tracción total 4Motion. O tracción sólo delantera. Nuestra unidad como bien rezan las características del modelo es el tracción total, 4Motion. La tracción total de este modelo se compone de un embrague auto acoplable Haldex, este embrague está activo de manera permanente con porcentaje diferente para cada ocasión. Por ejemplo en campo si requerimos más potencia en las ruedas traseras para mayor agarre por la situación en la que nos encontramos el Haldex suministra más potencia a esas ruedas. Lo normal es que el mayor porcentaje de potencia este casi siempre en el eje delantero aun que se pueden dar caso de que sea al revés, más potencia en el eje trasero.

Estabilidad
Como ya hemos mencionado brevemente a lo largo de la prueba, la versión probada, de tracción total, se compone por unos neumáticos de menor perfil y una suspensión más enérgica gracias al kit R-Line que permite una correcta comodidad en caminos de tierra. En asfalto es una delicia, a la hora de afrontar curvas cerradas la suspensión siendo más enérgica sujeta de maravilla el peso del Tiguan. Permitiéndonos una conducción más decidida. El Tiguan cuenta con ESP de serie en toda la gama. En zonas con tierra fina y densa o barro recomendamos desconectar el ESP/control de tracción. Por qué se volverá loco y lo único que hará será entorpecer más aun la labor de sacar el vehículo.

Reposacabezas
El Tiguan homologa cinco plazas de un generoso tamaño para sus ocupantes. Los reposacabezas delanteros son regulables en altura e inclinación. Los traseros sólo son regulables en altura. Ninguno cuenta con sistema activo de ajuste en caso de accidente.

Cinturones
Al igual que en caso de los reposacabezas, el Tiguan equipa cinco cinturones de tipo estándar con tres puntos de anclaje. Los delanteros con pretensores pirotécnicos y avisador acústico de cinturón no abrochado al iniciar la marcha.

Bebes y Niños
Este pequeño SUV de la marca Volkswagen es un vehículo familiar perfecto, no es excesivamente grande para la ciudad, pero si lo es en su interior, el espacio esta muy bien aprovechado. El maletero (470litros) quizás se quede algo justo para todos los bártulos de los niños. En los asientos de atrás el Tiguan tiene el sistema ISOFIX de anclaje de sillitas de bebes, también se puede pedir cómo opción para el asiento delantero del acompañante.

Airbags
Este SUV viene bien surtido de Airbag. De serie trae 9 Airbag, como opción no se pueden solicitar más.

Euroncap
En las pruebas EuroNCAP el Volkswagen Tiguan obtiene: 5 estrellas para la protección de ocupantes y 4 estrellas para la protección infantil un total de 34 puntos sobre 39

Recuperaciones
El propulsor diesel de 177cv mueve muy bien al Tiguan. Acelera de 0 a 100Km/h en 8,5 segundos, una cifra estupenda dado el peso del Tiguan. Con una velocidad máxima según ficha técnica de 202 Km. /h. En la práctica el Tiguan se muestra como un vehículo rápido y con facilidad para recuperar velocidad. En adelantamientos o incorporaciones es donde el motor da lo mejor de sí, dejándose notar el tirón del turbo y culminando la maniobra en pocos segundos. Y es que es mejor que sobre potencia a que falte. Nunca se sabe cuándo se va a tener que utilizar. Y queramos o no también puede salvar vidas.

Caja de Cambios
El Volkswagen Tiguan se comercializa con cambio manual y con cambio automático DSG. Nuestra unidad montaba este último en su variante de 7 velocidades. El DSG le da un plus de confort al Tiguan sin restarle prestaciones. Para un uso en ciudad es una maravilla ya que nos despreocuparemos por completo del embargue, los atascos se nos harán menos pesados. El uso del cambio automático DSG es muy sencillo, existen varios modos, D, S, N de Neutro (Punto muerto) P de Parking. Y la R de la marcha atrás. Tanto la D como la S son válidas para emprender la marcha, la D es el modo más utilizado, los cambios entre marcha son normales y busca el ahorro de combustible, la S es todo lo contrario, exprime más el motor buscando la máxima aceleración en todo momento. Y por último el modo secuencial, que podemos hacer uso del desde la palanca con un leve toque subiremos a bajaremos marcha a nuestro antojo.

Circulando por Carretera
Una gran parte de la prueba comprendió por carreteras nacionales. En las que el Tiguan nos ofreció lo mejor de sí, su buena estabilidad mezclada con una comodidad evidente nos hizo quedar muy satisfechos del Volkswagen. Pusimos al límite en trazados virados al Tiguan y vimos que es muy neutro en cuanto pierde adherencia con el suelo. Se nota deslizar el tren delantero avisándonos que vamos muy pasado. El ESP entra de manera muy suave y ya cuando estamos fuera de trayectoria, corrige en pocos segundos dejando al Tiguan en su sitio. El consumo que obtuvimos por carreteras nacionales fue bastante ajustado para lo que la marca homologa. El homologado por la marca para estas vías es de: 5,2 litros a los 100Km nosotros no estuvimos cerca de ese consumo, 6,6 litros a los 100km.

Circulando por Autopista
En autopista el Tiguan tiene un comportamiento muy semejante al de carretera, sólo varia en poca cosa, los consumos aumenta un poco más, y el agrado de conducción también, ya que el asfalto está en mejor estado. El sonido de rodadura de los neumáticos es más evidente a mayor velocidad, aunque el Tiguan está muy bien insonorizado se deja escuchar dentro. El propulsor no se oye en absoluto. El consumo homologado para este tipo de vía es de 5,8 litros a los 100 km. Nuestro consumo estuvo en todo momento un litro por encima.

Circulando por Ciudad
También gran parte de la prueba fue realizada en ciclo urbano. El Tiguan nos mostró que puede ser un urbano estupendo. Su “reducido” tamaño nos ayuda a callejear y aparcar. El propulsor diésel en ciudad es una maravilla, con pisar poco el acelerador tenemos potencia de sobra, pudiendo con ello cambiar antes de marcha. Los consumos en ciudad son algo más altos, pero siguen siendo ajustados. El homologado es de 6.7 litros a los 100 km. Nosotros no bajamos de 8,5 litros en ciudad.

Calidad de Acabados
Los acabados del Tiguan R-Line son correctos, los plásticos convencen tanto al tacto como a la vista. Los ajustes son buenos y no acusan de crujidos o ruidos.

Calidad de Materiales
Los materiales utilizados son de buena calidad, es algo a lo que Volkswagen ya nos tiene acostumbrados.

Conclusiones
En resumen: habiendo probado el Volkswagen Tiguan en todas sus variantes con mecánica diésel. Desde tracción sólo delantera al 4Motion más potente 2.0 TDI de 177cv, vemos más equilibrado a la versión 2.0 TDI de 140cv 4Motion, los 140cv son suficientes para mover con soltura al Tiguan. No se necesitan unas prestaciones de infarto, ya que no es un vehículo con el que realizar una conducción deportiva. Aun que con el acabado R-Line se pueda realizar. Si queremos disponer de más potencia en carretera, sin duda el 177cv TDI no nos defraudara en ningún momento. Sus 177cv dan mucho de sí y en más de una ocasión nos hacen pensar que parecen más de esos cv declarados.

A favor: Consumos, potencia, confort.
A mejorar: Boca de carga maletero, suspensión seca en caminos muy estropeados.

Redactor y probador: Daniel Galdeano Martínez
Fotos: Daniel Galdeano Martínez


           

Comenta o Pregúntanos