Por

Prueba Volkswagen Golf R 2.0 TSI DSG 4Motion

Volkswage Golf R 2.0 TSI 300cv DSG (9)

Hace poco más de dos semanas paso por nuestra redacción el Audi S3 Sportback, dotado con el nuevo 2.0 TSI de 300cv. Tras una semana de disfrute kilometro tras kilometro ha llegado el turno su hermano el Volkswagen Golf R. Ambos comparten no solo motor, plataforma y tracción total. El Audi S3 dejó el listón muy alto. Se mostró como un vehículo muy rápido, con alta capacidad de aceleración y recuperación. Con unos consumos ajustados para la potencia disponible de su motor. El Golf R, objeto de esta prueba, se mostró en los casi mil kilómetros recorridos con él, también extremadamente rápido y muy capaz a la hora de ganar velocidad. En ambos el 2.0 TSI trabaja de manera diferente, a pesar de ser el mismo bloque percibimos diferencias. Quizás por las diferencias de peso entre modelos o kilometraje muy dispar de las unidades probadas. El Audi S3, en todo momento mostró un mayor empuje con consumos más contenidos, era “fácil” bajar la media de 8 litros en el ordenador de a bordo. Sin hacer uso del modo ECO. En el caso del Golf R, este nos pareció más lento en aceleraciones brutas. Casi inapreciable si no hubiera pasado por nuestras manos el S3 días antes. Eso sí, el sonido del Golf R en modo “race” era, sin duda, mucho más logrado y conseguido que el del S3. Conseguía hacer sentir al conductor que está en un vehículo diferente, que no es un Golf cualquiera. Un sonido muy adictivo aderezado de los petardeos del escape al cambiar de manera manual con las levas del volante. El consumo del VW Golf R fue muy difícil por no decir imposible bajarlo de los 8 litros de media vistos en el ordenador de a bordo. Y haciendo uso del modo ECO en todo momento, yendo en inercia cuando las circunstancias lo permitían. Llegados a este punto podríamos pensar que el ordenador de a bordo del Audi S3 mentía y era demasiado conservador y el del Golf R nos decía la “verdad”. Sin bien es cierto que un vehículo de estas características su consumo medio ronda los 9-10 litros reales de media. Los consumos homologados por la marca quedan muy lejos de la realidad. Comparando el nuevo Volkswagen Golf R con su predecesor, las diferencias son apreciables no solo a nivel tecnológico y estético. Si no, también a nivel mecánico. El 2.0 TSI en el momento que sobrepasa las 2500 revoluciones empuja con fuerza hasta casi el corte de inyección, proporcionando un empuje continuo e incesante. El anterior R con 271cv era muy rápido pero, evidentemente este lo es más. Exteriormente el Volkswagen Golf R es fácilmente reconocible por las llantas de gran tamaño, las pinzas de freno con el distintivo “R”. Las cuatro grandes salidas de escape. Y los paragolpes específicos. Quizás pueda confundirse con un simple Golf con el kit R-Line, ya que, a ojos inexpertos guardan bastantes similitudes estéticas. Pero sólo eso, estéticas. Por dentro, el Golf R dispone de asientos deportivos que sujetan bien el cuerpo y son cómodos si pasamos muchas horas sentadas. El volante, idéntico al del Golf GTI, está forrado en piel y achatado por su parte baja. Estéticamente queda muy bonito y le otorga un plus de deportividad. A la hora de realizar conducción decidida es sin duda completamente inútil y molesto, muy molesto.

Visibilidad
El nuevo Volkswagen Golf R no modifica mucho sus formas como para tener problemas de visibilidad para su conductor. La verdad es que en este aspecto el VW aprueba con buena nota. El Volkswagen Golf R viene de serie con faros de bi-xenon y luces diurnas no desconectables. Los faros de xenon cumplen sobradamente con lo que se espera de ellos. Por la noche la parte iluminada es mayor, tanto en anchura como en distancia. Con las luces de carretera la noche se vuelve día. Con una mayor seguridad.

Impresiones de Conducción
A la hora de exprimir en la medida de lo posible las buenas cualidades de este nuevo Volkswagen Golf R, fuimos al trazado que usamos para ello. Teniendo muy fresca la prueba del Audi S3 es inevitable por nuestra parte el compararlos en cada aceleración, frenada, curva y un largo etcétera. Las diferencias en una conducción al límite son mínimas. Ambos, en el mismo trazado, se muestran neutros y, gracias a la tracción total, capaces de exprimir al máximo las bondades del 2.0 TSI. Ambos gozaban de la suspensión con ajuste electrónico de dureza, que permite una mayor dureza en su modo “Dynamic” o “Race”. También endureciendo la dirección y permitiendo una pronta respuesta del acelerador. Con el S3 en conducción decidida y solicitando de manera reiterada la máxima capacidad de aceleración del propulsor, el consumo oscilo entre los 17-18 litros a los 100km. En el caso del Golf R, en el mismo trazado, con una temperatura ambiente semejante, el consumo se situó entre los 18-19 litros a los 100km. Una diferencia de un litro más.

Frenada
Los discos montados en el Volkswagen Golf R con motor 2.0 TSI de 300cv son de unas dimensiones más que generosas, los delanteros son de 340 mm ventilados. Los traseros macizos. Cuenta con ABS de última generación y ayuda a la frenada de emergencia. El equipo de frenos se mostró a lo largo de toda la prueba capaz y sin motivos para desfallecer, no se hizo un uso reiterado de los frenos. En una conducción normal con dicho equipamiento tenemos una buena capacidad de frenada.

Volkswage Golf R 2.0 TSI 300cv DSG (21)

Tracción
La unidad probada era tracción total. Con la tracción 4Motion y el alto par motor del propulsor del Golf R podemos realizar salidas rápidas desde parado sin perdidas de adherencia. Una vez en marcha es difícil apreciar perdías de tracción, el buen tarado de la suspensión minimiza las perdidas, y además, contamos con el control de tracción que asociado al ESP mitiga del todo las perdidas posibles de tracción. A la hora de realizar la prueba dinámica en zonas reviradas no apreciamos pérdidas ni deslizamientos acusados en el Golf R, es más, decir que el límite de pérdida de adherencia de este vehículo con un buen calzado es muy alto.

Estabilidad
Gracias al corto recorrido de la suspensión y la dureza de la misma (regulable en dureza electrónicamente), el aplomo de este vehículo en curvas es soberbio, no se aprecian movimientos excesivos del chasis en curvas enlazadas. El Golf R cuenta con ESP de serie, además de la opción de poder regular la suspensión electrónicamente, que a la hora de buscarle las cosquillas al coche es un plus de seguridad en zonas viradas.

Reposacabezas
Los reposacabezas delanteros no permiten ningún tipo de regulación al tratarse de asientos deportivos. Los traseros solo son regulables en altura.

Cinturones
El Volkswagen Golf R, cuenta con cinco cinturones del tipo estándar, 3 puntos de anclaje, van dotados con pretensores pirotécnicos.

Volkswage Golf R 2.0 TSI 300cv DSG (17)

Bebes y Niños
Nuestra unidad era tres puertas, con un acceso muy caótico a las plazas traseras, aun con el easy entry, acceder a las plazas traseras es una aventura. Viene dotado del sistema ISOFIX de anclaje de seguridad para sillitas de bebes en los asientos traseros, que nos facilitan a la hora de anclar la silla de nuestro bebe.

Airbags
En seguridad activa el Volkswagen Golf R está muy completo, cuenta con 9 Airbags de serie, de conductor, acompañante (desconectable), de cortina delanteros y traseros, laterales también delanteros y traseros. Todo lo que sea por la seguridad de los ocupantes será bien recibido.

Euroncap
En las pruebas EuroNCAP el Volkswagen Golf obtiene: 5 estrellas para la protección de ocupantes y 4 estrellas para la protección infantil un total de 35 puntos sobre 39.

Recuperaciones
Las recuperaciones del Volkswagen Golf R están dentro de los que se cabe esperar de un vehículo así. El gran tirón del turbo desde las 2000 vueltas nos hará poder plantearnos maniobras y adelantamientos que con otros vehículos ni nos plantearíamos. Las recuperaciones en 3º/4ª marcha son excelentes, en quinta marcha, si el motor decae de las 2000 vueltas, tendremos unos segundos en los que el motor será perezoso en entregar toda su potencia, por eso lo recomendable es engranar una marcha inferior para disponer de toda la potencia en el menor tiempo. Con el cambio automático DSG no tendremos que estar pendiente de en qué marcha vamos. Con pisar con decisión el acelerador el cambio hará el resto.

Volkswage Golf R 2.0 TSI 300cv DSG (16)

Caja de Cambios
Qué decir del DSG a estas alturas que no se haya dicho ya, cambio de seis marchas con doble embrague en baño de aceite, con dos programas de conducción, el D más tranquilo y conservador, cambia a pocas vueltas y economiza combustible, y el S versión deportiva y más radical de este cambio, mantiene el motor en la zona optima de potencia, las aceleraciones son fulgurantes. Y por último tenemos el modo secuencial que podemos utilizar accionando las levas del volante o la propia palanca del selector de marchas. El único pero que se le puede poner a este rapidísimo cambio son las bajadas de marchas que son un tanto lentas y dan una sensación de vacío, unos instantes que se hacen eternos, por lo demás es excelente. Siendo capaz de bajar el consumo en comparación con el cambio tradicional.

Circulando por Carretera
En carretera el Volkswagen Golf R nos sorprenderá por su alta capacidad de aceleración, motricidad y agarre, es un vehículo que se puede conducir de forma muy rápida, y que también es válido para el día a día, tiene unos consumos muy contenidos en carretera y autopista. En carreteras con el firme en mal estado o con desniveles por mal asfaltado, iremos pegando pequeños “botes” dentro del coche, esto es debido a la dureza de la suspensión y su corto recorrido, también al bajo perfil de los neumáticos. Es un poco molesto, pero es el pequeño precio que hay que pagar si queremos un vehículo literalmente soldado al asfalto en cada curva. El consumo en este tipo de vías y teniendo en cuenta la potencia del motor y el arrastre de la tracción 4Motion. El consumo obtenido fue superior por poco a los 8,7 litros a los 100km recorridos. El homologado por Volkswagen es de tan sólo 5,9 litros a los 100km recorridos. Difícil acercarse a él, pero no imposible si hacemos uso del sistema ECO, que permite ir a vela y ahorrar carburante. Realiza el 0 a 100 km/h con cambio DSG en tan sólo 4,9 segundos. Con una velocidad máxima autolimitada electrónicamente de 250km/h.

Circulando por Autopista
En autopista, el Volkswagen Golf R con la relación más larga engranada es un vehículo muy confortable, el motor en modo “Comfort” es completamente inaudible desde el habitáculo, el sonido del viento a velocidades legales de autopista es muy bajo, un trabajo excelente de insonorización del vehículo. Los consumos son más que correctos. Con una conducción normal es fácil tener consumos cercanos a los 8,9 litros a los 100km recorridos, algo impensable hace unos años con 300cv debajo del pedal del “gas”. Nuestro consumo se situó cercano a lo largo de toda la prueba en unos 9,5 litros a los 100km recorridos.

Circulando por Ciudad
En ciudad el Golf R no pasa desapercibido entre los viandantes. Es un vehículo que atrae las miradas. Y sobre todo si escuchan el sonido que emana de sus escapes. En la urbe el Golf R es un vehículo perfectamente útil, no debemos preocuparnos por la dureza del tarado de suspensión. Con hacer uso del modo “Comfort” esta perderá rigidez, permitiendo poder pasar resaltos y badenes con mayor comodidad. El cambio DSG es ideal para la ciudad, al margen de su practicidad es la comodidad que proporciona al conductor. Olvidándose para siempre del embrague. También favorece la reducción de consumos. En cuanto es posible y favorable engrana una marcha superior.

Volkswage Golf R 2.0 TSI 300cv DSG (36)

Calidad de Acabados
Lo acabados de este Volkswagen son excelentes, abundan los materiales de buena calidad y presencia. Todos los plásticos encajan de manera correcta, no apreciamos ningún crujido en los mismos.

Calidad de Materiales
Lo materiales son de alta calidad, desde el cuero del volante hasta los plásticos de las partes bajas de las puertas.

Conclusiones
En conclusión, es evidente que el Volkswagen Golf R tendrá una ventas en España bajas si lo comparamos con la versión diésel más vendida del Golf. Este Golf es para un público muy pequeño que le gusten los vehículos prestacionales que se pueden usar todos los días sin arruinarnos. Con los modos de uso disponibles es como llevar 5 coches en uno. En ciudad con el modo “Comfort” ni notaremos los resaltos. Y si queremos pasar un buen rato y ver de que es capaz este nuevo Golf R atrévete a activar el modo “Race”. El precio de este Golf R en su versión R y sin extras parte desde los 39.230 euros.

A favor: motor, acabados, consumos.
A mejorar: rumorosidad neumáticos, falta de “punch” por debajo de las 1500 rpms.

Redactor y probador: Daniel Galdeano Martínez
Fotografía: Daniel Galdeano Martínez

Comenta o Pregúntanos