Carta a los más jóvenes

Queridos amigos:
Estoy seguro de que entre vuestros planes ya figura el excitante proyecto de conducir un día una moto o un automóvil, y digo estoy seguro, porque todavía recuerdo cómo el tiempo se me hacía interminable pensando en los años que aún me faltaban para poder hacerlo. Pero también recuerdo que el tiempo pasa volando… y antes de lo que podáis imaginar, llegará ese día mágico en el que, con el permiso de conducir en el bolsillo, estrenéis vuestra primera moto o vuestro primer coche. En ese momento todo parece justificado y seguro que los esfuerzos por conseguirlo merecen la pena, pero es también en ese momento cuando comienzan los problemas y las responsabilidades.

Para que los problemas sean los menos posibles y para que podáis asumir vuestras responsabilidades desde mucho antes de que se produzcan, voy a tratar de proporcionaros algunas informaciones que sin ánimo de aburriros, os ayuden a comprender mejor las reglas del juego, sobre tres pilares básicos.

EL VEHICULO, LA MAQUINA, que lo mismo da que sea un triciclo, una bicicleta, un kart, un ciclomotor o un automóvil… LA VIA, el camino de tierra de un monte, la calle de tu barrio o la carretera que va desde tu ciudad al pueblo más próximo…y, finalmente, tú, EL CONDUCTOR.

Conocer como funciona la máquina, su manejo, la mejor manera de utilizar la vía y cual ha de ser la conducta del que circula por ella, son las mejores armas para dominar el juego. Con ese propósito, de forma periódica, irán apareciendo en esta web ejemplos y enseñanzas sencillas que, si te interesan, puedes copiar con entera libertad e irlas coleccionando hasta formar un libro totalmente gratuito.

Comenta o Pregúntanos