VIAJANDO EN LIBERTAD

En el 2004 compré una autocaravana que renové por otra en el 2012. Con la compra de ese vehículo, he descubierto dos cosas que sólo conocía por causa de mi eterno apresuramiento: que España es un país de una belleza incomparable y que viajar en libertad como yo lo hago ahora cuando puedo, no requiere de ninguna fortuna y que, incluso, un jubilado como yo, puede permitirse hacerlo.

Y a los que piensan que la edad es un inconveniente, les digo: no rendiros, manteneros activos y vista al frente con la ilusión, aunque no sea cierta, de que somos inmortales; lo demás ya llegará.

Comenta o Pregúntanos